La fertilidad es la capacidad natural de producir descendencia, pero una amplia gama de factores, incluidos el medio ambiente, el estilo de vida y la genética, juegan un papel importante. Cuando una mujer puede mejorar su estado general de salud al tratar afecciones que se superponen con la reproducción, aumenta la probabilidad de un embarazo saludable y una experiencia posparto positiva.

Como OBGYNs, tenemos la oportunidad de ayudar a nuestros pacientes a comprender y aceptar los factores de estilo de vida, así como las intervenciones clínicas, que pueden ayudarlos a establecer una familia cuando las circunstancias elegidas lo permitan.