Cada vez hay más pruebas que conectan las exposiciones ambientales a los productos químicos, incluidas muchas que se encuentran comúnmente en la contaminación del aire, con problemas de salud como el aumento de las tasas de cáncer, trastornos del desarrollo neurológico, defectos de nacimiento, infertilidad y complicaciones del embarazo.

FIGO llama la atención sobre los efectos adversos que el cambio climático, la contaminación, los tóxicos ambientales y los químicos pueden tener sobre la salud reproductiva y a largo plazo de las mujeres, y la salud de los recién nacidos y los niños.

Como proveedores de atención médica, FIGO se enfoca en tres pilares de comunicación relacionados con la salud ambiental: educación, investigación y defensa.

Trabajamos para identificar los riesgos ambientales específicos de las comunidades. Desde exigir una mayor protección contra la exposición a productos químicos, hasta compartir la evidencia que respalda la relación entre el clima, el medio ambiente y la salud, FIGO equipa a los proveedores de atención médica para liderar a sus colegas, comunidades, líderes políticos y pacientes en la conciencia y la defensa del cambio.