Las enfermedades no transmisibles (ENT) provocan el 70 % de la mortalidad global de todo el mundo.

La comunidad mundial se enfrenta al reto de cumplir con el ODS 3.4 de las Naciones Unidas, a saber, introducir medidas de prevención y tratamiento apropiadas para que, en 2030, la mortalidad prematura por enfermedades no transmisibles se reduzca en un tercio.

El Comité de Embarazo y ENT de la FIGO tiene la misión de reducir estos riesgos.

Estamos decididos a abordar este desafío de la transmisión intergeneracional de los riesgos para la salud, así como a convertirlo en una oportunidad para mejorar los resultados de la salud de las madres y sus bebés recién nacidos y detener la curva ascendente de las ENT, lo que al final tiene como objetivo mejorar la salud de la población en el futuro.