Planes de acción para todas las mujeres.

En la región latinoamericana, la mayoría de los países tienen un marco legal que solo permite la interrupción del embarazo si la vida de una mujer está en riesgo.

Imagen
Marina blog

Los médicos a menudo no están seguros del alcance de la ley y, por lo tanto, tienen miedo de actuar en muchas situaciones. Además, las mujeres tienen poco acceso al aborto seguro, incluso en los casos en que su afección médica justifique una terminación legal. En ambos casos, esto se debe principalmente a la falta de conocimiento de las leyes de aborto del país y de los protocolos y lineamientos aprobados por los Ministerios de Salud.

La semana pasada se realizó la Finalización de la Evaluación de Necesidades y el Taller de Planificación de la Fase II para la reunión del Proyecto de Aborto Seguro de FIGO para evaluar los resultados de la etapa de evaluación de las necesidades de la Fase 1 en diez países miembros participantes. Los asistentes vinieron de Camerún, Costa de Marfil, Kenia, Mozambique, Panamá, Perú, Uganda y Zambia, y cada país proporcionó al grupo información valiosa que nos permitirá implementar una estrategia de promoción que contribuirá a mejorar el acceso y la atención.

En mi opinión, los tres principales resultados de aprendizaje de la reunión fueron:

  1. Para abogar por un mejor acceso al aborto seguro, el primer paso es aumentar el conocimiento de la ley y las pautas entre los miembros de la sociedad.
  2. Se debe diseñar una estrategia de comunicación para contribuir a disipar el estigma y la discriminación tanto de las mujeres como de los proveedores de salud.
  3. Para que este proyecto sea exitoso, deben formarse y / o fortalecerse alianzas sólidas con representantes del Ministerio de Salud, miembros de otras sociedades médicas, ONG, agencias involucradas en el trabajo y la sociedad civil si ya existen.

Todos debemos trabajar juntos hacia el mismo objetivo; porque aunque las sociedades tienen una gran responsabilidad como líderes del cambio, no pueden hacerlo solas.

Mi parte favorita de la reunión fue conocer o trabajar nuevamente con colegas de dos continentes: África y América del Sur y Central. Profesionales comprometidos y dispuestos a trabajar para mejorar la salud de las mujeres y que, en su mayor parte, tienen desafíos muy similares que superar a pesar de que provienen de diferentes culturas. Fue interesante ver los resultados que arrojó la evaluación muy completa de KIT .

Imagen
Plans of action for all women

Juntos planeamos para la Fase II del proyecto, acordando centrarnos en el desarrollo de capacidades para la promoción. Los principales cambios que espero ver serían:

  1. Obteniendo un mayor conocimiento y comprensión del marco legal entre la comunidad médica y paramédica.
  2. Abogar por una mayor aceptación, menos estigma y discriminación y una mejor calidad de atención para las mujeres sometidas a aborto.
  3. Aumentar la conciencia entre la población general sobre los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.
  4. Las sociedades Ob-Gyn aumentan la capacidad y desarrollan un grupo de miembros bien capacitados para abogar por un aborto seguro dentro de los límites del marco legal de cada país.

Espero que los Planes de acción diseñados por cada país que asista a nuestro taller contribuyan al proyecto central entregable: Aumentar la capacidad y permitir que las sociedades Ob-Gyn lideren los esfuerzos de promoción que garanticen la prestación de servicios de aborto seguro para todas las mujeres.

Esta noticia ha sido aportada por:

Marina Padilla de Gil Asesor regional para el Proyecto de Aborto Seguro de América Latina Sociedad Salvadoreña de Obstetricia y Ginecología, San Salvador El Salvador