Pide la suspensión de la malla transvaginal.

Se están pidiendo que se suspenda el uso de la malla transvaginal mientras se realiza una auditoría completa de las complicaciones que se han informado.

Imagen
female doctor typing patient notes

Los grupos de consumidores de salud han solicitado procedimientos controvertidos que utilizan la intervención médica para suspenderlos después de que un bufete de abogados anunció una segunda acción de clase. En Australia, seis grupos de salud del consumidor estatales y territoriales se han unido para oponerse al uso continuo de la malla transvaginal mientras Slater y Gordon analizan la situación. Recientemente se emitió un informe condenatorio como resultado de una investigación del Senado en Australia, que ejerce más presión sobre quienes llevan a cabo los procedimientos con el material. Las complicaciones comunes del parto, incluido el prolapso de los órganos pélvicos y la incontinencia urinaria de esfuerzo, a menudo se tratan mediante la inserción del dispositivo, y se estima que 150,000 mujeres las tienen solo en Australia. Pero no es solo Australia donde se usa la malla transvaginal y también se han presentado casos de demandas colectivas en los Estados Unidos, Canadá y el Reino Unido. La controversia ha surgido como resultado de complicaciones que a veces alteran la vida y que han sido reportadas por mujeres que han experimentado un dolor severo después de haber colocado una malla transvaginal. En la investigación del Senado, se sugirió que la malla solo se usara como último recurso después de probar otras opciones, incluida la fisioterapia. Otros problemas salieron a la luz, incluido el hecho de que los médicos no siempre tenían un consentimiento plenamente informado antes de emprender el procedimiento y que es imposible ver cuán trascendentes son los efectos adversos ya que las mujeres los informaron de forma voluntaria. Las recomendaciones establecidas por el Senado son que la comisión australiana de salud y seguridad realice una auditoría de los procedimientos de malla transvaginal y que se establezca un registro nacional de complicaciones. Melissa Fox, directora ejecutiva de Health Consumers Queensland, dijo:

"Estos dispositivos continuarán siendo implantados en mujeres en hospitales de Australia mañana, y ninguna otra mujer debería ser sometida involuntariamente a esta intervención quirúrgica de alto riesgo hasta que podamos estar seguros de su seguridad". ADNFCR-2094-ID-801845904-ADNFCR